jueves, 11 de noviembre de 2010

Supercompensación 4/6


Pues sí, por fin entraba en la segunda fase de la supercompensación, la buena, la que me harto de hidratos!
De momento de entrada ya he podido desayunar un bocadillo de jamón serrano, acompañado de una manzana a media mañana. Antes en casa me había tomado un zumo de naranja y una magdalena para aguantar el último entrenamiento, esta vez tocaban sólo 35 minutos que hemos hecho entre 4.30 y 4.40 con Xavi A. por la carretera de la Aigües (ya me la conozco de memoria). Por fin, a pesar del viento y la rasca, buenas sensaciones. Ninguna molestia muscular ni agotamiento excesivo, ahora sólo hay que mantener el ritmo durante 34km más, eso está hecho ...
Para comer he pasado por casa de los padres y ¿qué hace una madre cuando sabe que tienes que tomar hidratos? Pues evidentemente cambiar el menú que tenía previsto por un plato gigante de spaghetti, y encima acierta con el segundo plato, carpaccio de ternera. De postre un plátano y una mandarina. No acostumbro a tomar cafés, pero en todo caso esta semana no quiero tomar ni una gota (una vez más no tengo argumentos científicos, pero nunca me ha parecido que fuera muy sano).
Por la tarde no he podido evitar mantener el partido de fútbol que teníamos entre los colegas, eso si, al 15%, pero de todos modos "no lo hagan en sus casas".
Para cenar, tarde: verduras en escabeche, un poquito de jamón dulce y un yogur.
Ah, y antes de todo esto he visto un 76 en la báscula.